28
Dom, Nov
0 New Articles

Armida Barelli será beata: un nuevo ejemplo del papel fundamental de mujeres laicas en la Iglesia

Iglesia
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuando se acusa a la Iglesia de sometimiento de la mujer y de negarles la capacidad de la capacidad creativa en el catolicismo aparecen noticias que destrozan muchos de estos prejuicios. Este sábado 20 de Febrero el Papa reconoció el milagro obtenido por la intercesión de Armida Barelli, una de las laicas más importantes de la primera mitad del siglo XX y cuya influencia todavía se puede palpar al día de hoy.

 

Francisco autorizó este sábado la promulgación de los decretos de la Congregación para las Causas de los Santos, entre los que se incluía a esta mujer, que gracias a este milagro por su intercesión será próximamente declarada beata.

 

Barelli fue cofundadora de la conocida Universidad del Sagrado Corazón de Milán, fundadora de los primeros círculos de la Juventud Femenina de Acción Católica y también fundadora en Asís al Instituto Secular de las Misioneras del Reinado de Cristo. Y todo ello siendo además esposa y madre.

 

Tal y como recoge Vatican News, Armida Barelli  nació en Milán el 1 de diciembre de 1882, estudió en un colegio religioso suizo antes de conocer en 1910 al franciscano Agostino Gemelli, con quien organizó la consagración al Sagrado Corazón de los soldados italianos durante la I Guerra Mundial.

 

En 1917 el cardenal Andrea Ferrari, arzobispo de Milán, la invitó a hacerse cargo del movimiento femenino, y fundó los primeros círculos de la futura Juventud Femenina de Acción Católica, que en septiembre de 1918, por orden del Papa Benedicto XV, se extendieron por toda Italia.

 

 

El Cardenal Tomas Spidlik le atribuyó "una maravillosa visión contemplativa de todo lo que la rodea y una gran sensibilidad humana". Y es que Armida Barelli es una figura clave en la Iglesia del siglo XX y las semillas sembradas entonces, con el movimiento espiritual y también vocacional suscitado por su obra, siguen siendo visibles hoy.

 

Sin la experiencia de la Juventud Femenina, todo lo que el Concilio Vaticano II reconoció más tarde, con respecto al papel de los laicos, las mujeres y los movimientos en la Iglesia, habría sido diferente. Su celo apostólico y misionero la llevó a crear una iniciativa de monjas aún activas en China, pero su compromiso estaba dirigido sobre todo a dar a conocer el derecho-deber de las mujeres a participar en la vida de la sociedad civil y de la Iglesia.

 

El objetivo era que las mujeres aportaran su experiencia personal a la reflexión sobre la dimensión de lo sagrado. En cuanto a los retos pastorales más exigentes, solía repetir que "los católicos no tienen derecho a ser mediocres en la medida en que son testigos del sacerdocio real de Cristo".

 

El milagro atribuido a la intercesión de Armida Barelli tuvo lugar en Prato. El 5 de mayo de 1989, Alice Maggini, de 65 años, fue atropellada por un camión mientras viajaba en bicicleta y sufrió una grave conmoción cerebral. Los médicos habían previsto graves consecuencias neurológicas.  Fue entonces cuando su familia invocó la intercesión del Siervo de Dios: de forma científicamente inexplicable, Alice Maggini se recuperó por completo y, sin ninguna secuela, siguió viviendo su vida con total autonomía hasta su muerte en 2012.

 

"Es una noticia que esperábamos desde hace mucho tiempo. Siento una gran emoción", dijo Paolo Barelli, bisnieto de Armida. "Siempre he oído hablar mucho de ella a mi padre y a mi abuela y en el seno de nuestra familia", explicó el actual presidente de la Federnuoto y diputado de la República italiana.

 

"Siempre nos ha entusiasmado esta figura que es reconocida en todas partes, no sólo en Italia, como una mujer que dedicó su vida a los demás, a pesar de poder permitirse una vida acomodada. En cambio, prefirió dejarlo todo para intentar ayudar a los necesitados. Una mujer que también se comprometió con la emancipación cultural de los jóvenes", continúa, subrayando que "dejó una profunda huella también en lo que respecta a la mejora de la profesionalidad y la participación en una vida moderna que cada vez necesita más competencia. Fue una figura destacada del laicado femenino católico italiano. No olvidemos que fundó la sección femenina de Acción Católica y luchó por el derecho al voto de las mujeres".

 

Estos son el resto de decretos de la Congregación para las Causas de los Santos:

 

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Albino Alves da Cunha e Silva, sacerdote diocesano; nacido el 22 de septiembre de 1882 en Codeçôso (Portugal) y fallecido en Catanduva (Brasil) el 19 de septiembre de 1973.

- las virtudes heroicas del Siervo de Dios Ignacio de San Pablo (nacido George Spencer), sacerdote profeso de la Congregación de la Pasión de Jesucristo; nacido el 21 de diciembre de 1799 en Londres (Inglaterra) y fallecido en Carstairs (Escocia) el 1 de octubre de 1864.

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Maria Felicita Fortunata Baseggio (en el siglo: Anna Clara Giovanna), monja de la Orden de San Agustín; nacida el 5 de mayo de 1752 en Ferrara (Italia) y fallecida en Rovigo (Italia) el 11 de febrero de 1829.

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Floralba Rondi (nacida Luigia Rosina), religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de las Pobres - Instituto Palazzolo; nacida el 10 de diciembre de 1924 en Pedrengo (Italia) y fallecida en Mosango (República Democrática del Congo) el 25 de abril de 1995.

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Clarangela Ghilardi (nacida Alessandra), religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de las Pobres - Instituto Palazzolo; nacida el 21 de abril de 1931 en Trescore Balneario (Italia) y fallecida en Kikwit (República Democrática del Congo) el 6 de mayo de 1995.

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Dinarosa Belleri (nacida Teresa Santa), religiosa profesa de la Congregación de las Clarisas - Instituto Palazzolo; nacida el 11 de noviembre de 1936 en Cailina di Villa Carcina (Italia) y fallecida en Kikwit (República Democrática del Congo) el 14 de mayo de 1995.

- las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Elisa Giambelluca, fiel laica, miembro de la Institución Teresiana; nacida el 30 de abril de 1941 en Isnello (Italia) y fallecida en Roma (Italia) el 5 de julio de 1986.

 

Fuente : https://www.religionenlibertad.com

 

Nuestros Colaboradores

 

Condominio Los maitenes

Salve Regina


Vida y Obra de San Marcelino

Tú eres parte de Nuestra Historia

historia

                                                                                           LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS                                                                                 

Amaron hasta el fin alUn héroe humildeViajeros en la esperanzaEl sueño de la Familia Marista

 

Champagnat enfermoUn Corazón sin fronterasUna madrugada de Octubrecircular