26
Jue, Nov
75 New Articles

Fundación del Instituto de los Hermanitos de María

San Marcelino
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Marcelino Champagnat, cuando ve niños y jóvenes sin educación ni catecismo, exclama: “Necesitamos hermanos”. Y el 2 de enero de 1817 se inició el proyecto del Instituto de los Hermanitos de María con dos jóvenes.

 

Por qué fundó el Instituto

Elevado a la dignidad sacerdotal en 1816, me enviaron a un municipio del cantón de Saint-Chamond (Loira). Lo que vi con mis propios ojos en esta nueva situación, en relación a la educación de los jóvenes, me recordó las dificultades que, por falta de profesores, yo mismo había experimentado a su edad. (Champagnat, Su Majestad la Reina Marie-Amélie, Carta 59)

Una buena educación es la forma más segura de obtener buenos elementos para la sociedad. Lamentablemente, la mayoría de los municipios rurales no tienen esta ventaja: la insuficiencia de los recursos municipales, la escasez de habitantes no les permite confiar la educación de sus hijos a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, cuyo mérito y capacidad son conocidos en todo el mundo; de ahí la triste necesidad, o bien de dejar que sus hijos se estanquen en una lúgubre ignorancia, o (lo que quizás sea aún más pernicioso) de entregarlos a maestros que son incapaces de formarlos en la ciencia y en las virtudes necesarias para los buenos ciudadanos.

Para remediar estos inconvenientes, el Sr. Champagnat, el abajo firmante, sacerdote de la diócesis de Liao, viendo el celo que el Rey y su gobierno emplean para brindar a todas las clases de la sociedad el gran beneficio de la instrucción, propuso capacitar cerca de la ciudad. de St. Chamond, una asociación de maestros de la escuela primaria, bajo el nombre de HERMANITOS DE MARIA, y redactó los siguientes estatutos, a fin de obtener una autorización que habilite a los miembros de esa sociedad los medios para ejercer su importante y dolorosa función de forma legal y por tanto más ventajosa. (Champagnat, Su Majestad, Luis Felipe, Rey de Francia, Carta 34)

¿Por qué hermanos?

Nacido en el cantón de Saint Genest Malifaux (Loire), tuve enormes dificultades para aprender a leer y escribir. Por tanto, sentí la urgente necesidad de fundar una Sociedad que pudiera, con pocos gastos, proporcionar a las zonas rurales la educación que los Hermanos de las Escuelas Cristianas enseñan en las ciudades. (Champagnat, al Sr. Antoine Nicolas Narcise Achille de Salvandy, Ministro de Educación Pública, Carta 159)

La sociedad de María

En ese momento (1812-1815) se sentaron las primeras bases de la Sociedad de María. Algunos seminaristas, frente a los que estaban Colin y Champagnat, se reunían a menudo para animarse en la piedad y en el ejercicio de las virtudes sacerdotales. El celo por la salvación de las almas y la búsqueda de los medios para obtenerla eran el tema más común de sus encuentros. De la comunicación recíproca de sentimientos y proyectos, surgió la idea de la fundación de una sociedad de sacerdotes ...

La especial devoción de este grupo de élite hacia la Santísima Virgen les llevó a colocar la nueva Sociedad bajo el patrocinio de la Madre de Dios, la denominó Sociedad de María… Además, él mismo quería participar en el grupo, se puso a la cabeza. y, de vez en cuando, los reunía para dirigirlos, animarlos y esbozar los planes de la nueva asociación. En una de estas sesiones acordaron hacer juntos una peregrinación a Fourvières, con el fin de poner a los pies de María el plan de la nueva asociación ...

Sin embargo, en términos de la nueva asociación, nadie había considerado a los Hermanos para enseñar. Solo Champagnat valoró el proyecto de esta institución y lo llevó a cabo solo. A menudo repetía a sus compañeros: "Necesitamos Hermanos, necesitamos Hermanos que enseñen el catecismo, ayuden a los misioneros y eduquen a los niños". (Vida, Edición Bicentenario, págs. 27-28)

 

La experiencia "Montagne"

 

Llamado a confesar a un joven enfermo en un pueblo, (el P. Champagnat) se puso inmediatamente en camino, según su costumbre. Antes de escucharlo en confesión, le hizo una serie de preguntas para ver si tenía las disposiciones necesarias para recibir los sacramentos; se estremeció al descubrir que ignoraba los principales misterios, sin siquiera saber si Dios existía. Angustiado por encontrar a un niño de doce años sumido en una ignorancia tan profunda, y temiendo morir en esa situación, se sentó junto al paciente y comenzó a enseñarle los principales misterios y verdades esenciales de la salvación. Así que tardó dos horas en instruirlo y confesarlo. No fue sin grandes dificultades que logró enseñarle las cosas más indispensables, ya que el joven estaba tan enfermo que apenas entendía de qué estaba hablando. Después de confesarlo y hacerlo repetir

Cuando regresó, preguntó cómo estaba el niño: “Murió momentos después de su partida”, respondieron los padres entre lágrimas. Entonces estaba muy feliz, porque llegó a tiempo, pero también temeroso, por el peligro en el que había estado el joven ...

Volvió plenamente consciente de estos sentimientos, pensando: "Cuántos otros muchachos están, todos los días, en la misma situación, corriendo el mismo riesgo, porque no hay quien los instruya en las verdades de la fe". Y así, la idea de fundar una sociedad de Hermanos, destinada a prevenir tan graves desgracias, dando instrucción cristiana a los niños, lo persiguió con tal insistencia, que fue a João Maria Granjon y le comunicó todos sus planes. (Vida, edición del centenario, págs. 56-57)

Formaron los Hermanos jóvenes en La Valla

 

El Padre Champagnat… esperaba fervientemente que llegara el momento de que sus Hermanos pudieran hacerse cargo de una escuela. Sin embargo, juzgándolos todavía bastante desprevenidos, decidió llamar a un maestro de primeras letras que, en su opinión, era necesario con un doble propósito: dar a los niños de la parroquia la instrucción primaria, perfeccionar a los Hermanos en los conocimientos ya adquiridos e iniciarlos en los métodos. educación…

El maestro vivió en comunidad con los Hermanos; en su residencia, la escuela abrió y pronto se llenó a capacidad con niños. Los Hermanos ayudaron a enseñar a los estudiantes. Lo vieron hacerlo, lo imitaron y aprendieron su método. Entre clases, recibieron orientación privada sobre las diferentes secciones de la enseñanza. (Vida, Edición Bicentenario, págs. 68-69)

 

Fuente : www.champagnat.org

 

Nuestros Colaboradores

 

Condominio Los maitenes

Salve Regina


Vida y Obra de San Marcelino

Tú eres parte de Nuestra Historia

historia

                                                                                           LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS                                                                                 

Amaron hasta el fin alUn héroe humildeViajeros en la esperanzaEl sueño de la Familia Marista

 

Champagnat enfermoUn Corazón sin fronterasUna madrugada de Octubrecircular