30
Mar, Nov
0 New Articles

El papel del arte para ayudar a nuestros niños a resistir lo peor de Internet

Mensajes
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

«La madriguera del conejo siguió recta como una especie de túnel, y luego se hundió repentinamente; tan repentinamente que Alicia no tuvo un momento para pensar en detenerse, antes de encontrarse cayendo en un pozo muy profundo».

Así es como Alicia termina en el País de las Maravillas. Por una madriguera de conejo.

 

Hoy en día, Internet es nuestro país de las maravillas y las madrigueras de conejos están en todas partes, llevándonos cada vez más profundamente a un mundo nuevo, extraño y peligroso. Antes incluso de que tengamos tiempo de pensar dónde hemos terminado, todo se pone patas arriba.

 

Un hipervínculo le lleva a una nueva página con nueva información, y un hipervínculo le lleva a otra y a otra. Un video tras otro se reproduce automáticamente en YouTube o TikTok; con una amplia selección de atractivos videos cuidadosamente seleccionados por un algoritmo para llamar tu atención y mantenerte mirando.

 

Estos agujeros de conejo son una pérdida de tiempo adictiva. Peor aún, a menudo conducen a videos, imágenes y sitios web que son de todo menos inocentes. Es un problema común usar Internet con las intenciones más nobles y puras, pero terminar atraído por la trampa del vicio.

 

Ya es bastante difícil para los adultos evitarlo. Sabemos que está mal y luchamos contra eso. Aun así, a menudo fallamos.

 

 

 

¿Cómo proteger de internet a los niños ?

 

Como padre, me preocupa aún más en lo que respecta a mis hijos. Las mentes jóvenes e impresionables se exponen involuntariamente a contenido perturbador que no comprenden del todo, dejándolas confundidas y turbadas. Este tipo de contenido es particularmente peligroso para las mentes en desarrollo, y puede ser la puerta de entrada a toda una vida de lucha contra la adicción.

 

Los padres harían bien en no confiar en Internet. Está plagado de agujeros de conejo, que parecen conducir inevitablemente a los rincones más oscuros de la psique humana.

 

Recientemente leí un artículo en New Liturgical Movement que hacía referencia al «encanto adictivo de las imágenes subversivas». El autor, David Clayton, tuvo una sugerencia interesante para ayudar a los niños a resistir las tentaciones de Internet:

 

Enséñales a amar la belleza y el arte.

 

Su sugerencia me recuerda cómo, hace varios años, yo estaba buscando un folleto ilustrado para ayudar a mis hijos a seguir la misa. La gran mayoría de los libros creados para este propósito usan dibujos animados, pero encontramos uno que usaba ilustraciones de alta calidad, de bellas obras de arte.

 

A mis hijos les encantaba mirar las imágenes y les ayudó a comprender el asombro y la majestuosidad de la Misa.

 

Ya he escrito antes sobre cómo nuestra casa está llena de arte y cuánto les encanta a nuestros hijos. Por eso creo que la sugerencia de David Clayton tiene mucho sentido.

 

 

 

Resistir porque aman algo mejor

 

Me parece que, si Internet, o las vallas publicitarias, los anuncios, o el ejemplo de otros niños en la escuela, inundan nuestro entorno con imágenes y contenido peligrosamente inapropiados, sería de gran ayuda para nuestros hijos formarse: no solo para resistirlo, porque no es saludable para el alma, sino también para rechazarlo, porque ya aman algo mejor.

 

Si amamos lo bueno y lo apreciamos, es mucho más fácil resistirse a ser afectados por lo malo. Por otro lado, si nunca aprendemos a apreciar la belleza del arte, entonces es más fácil sucumbir a imágenes peligrosas. Tanto para los adultos como para los niños, elevar nuestra imaginación cambia lo que pensamos y lo que nos atrae.

 

Como padres, podemos ayudar a nuestros hijos a resistir las oscuras madrigueras de Internet, no solo prestando atención a cómo usan su tiempo en la pantalla; sino también ayudándolos a apreciar el gran arte.

 

Esto se puede hacer fácilmente en el hogar colocando arte en las paredes, incorporando clases de dibujo y pintura en su educación, y buscando misas en hermosos edificios y que ofrezcan música hermosa y adoración atractiva.

 

El gran arte está lleno de bondad, belleza y verdad. Estas son virtudes que elevan todas las demás partes de nuestras vidas. A nuestros hijos no les resulta fácil crecer con las constantes tentaciones de Internet.

 

Sería un gran regalo mostrarles un camino mejor, para que sus vidas no sean consumidas por la negatividad de la constante batalla contra la tentación, sino que cada día sea una peregrinación alegre y feliz hacia la belleza y la bondad.

 

Fuente : https://es.aleteia.org/

Nuestros Colaboradores

 

Condominio Los maitenes

Salve Regina


Vida y Obra de San Marcelino

Tú eres parte de Nuestra Historia

historia

                                                                                           LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS                                                                                 

Amaron hasta el fin alUn héroe humildeViajeros en la esperanzaEl sueño de la Familia Marista

 

Champagnat enfermoUn Corazón sin fronterasUna madrugada de Octubrecircular