15
Vie, Ene
42 New Articles

Los Maristas de Cataluña agradecen el coraje de las víctimas de abusos

Mundo Marista
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En enero de 2020, los Hermanos Maristas de Cataluña, Provincia de l’Hermitage, firmaron un acuerdo con la asociación “Mans Petites” para crear una comisión que valorase los casos prescritos de abuso en las escuelas maristas.

 

La Comisión de Acogida a las Víctimas de Abusos Sexuales de Casos Prescritos, costeada por los maristas, ha analizado 25 casos y anunció sus conclusiones el 10 de diciembre en Barcelona.

 

Motivados por la convicción afirmada en el último Capítulo General de que “cualquier forma de abuso es la antítesis de nuestros valores maristas, socava la finalidad misma de nuestro Instituto”, los Hermanos agradecen el coraje de las víctimas por haber hablado con los miembros de la Comisión y por haber expresado con palabras aquello que han vivido. Consideran que se trata de un proceso enfocado a la reparación y por eso es esencial dar credibilidad a su palabra, y reconocerlas en su dignidad. Dar respuesta a las víctimas de abusos sexuales prescritos es un deber moral.

 

Una vez que se han publicado las conclusiones, los hermanos Pere Ferré, Provincial, y Gabriel Villa-Real, delegado provincial de Protección a la Infancia han publicado la nota que transcribimos abajo.

 

El coraje de la palabra al servicio de la verdad

 

Una vez se han hecho públicas las conclusiones de la Comisión de acogida de víctimas de abusos sexuales de casos prescritos, impulsada por los Hermanos Maristas y la asociación Mans Petites, os queremos explicar el contexto y presentaros nuestra reflexión.

 

La Comisión independiente: escucha y reconocimiento

 

La Comisión se constituye el 30 de enero del 2020 y nace de un acuerdo entre los Hermanos Maristas y la asociación Mans Petites para atender a las personas que no han podido recurrir a la justicia porque el caso que denunciaban estaba prescrito. El objeto de la Comisión ha sido evaluar la plausibilidad de los hechos denunciados, evaluar el daño psicológico y las secuelas de las personas atendidas, recoger la información que aporten y establecer, si es el caso, compensaciones económicas por estas secuelas.

 

Los miembros de la Comisión han sido profesionales independientes, expertos en la atención a víctimas de violencia sexual a la infancia y adolescencia con reconocido prestigio: el Sr. Xavier Puigdollers, abogado; la Sra. M. Dolors Petitbò, psicóloga, y la Sra. Montserrat Bravo, psicóloga.

 

La Comisión ha atendido a 25 personas. Las entrevistas se han concentrado en los meses de marzo, julio y septiembre del 2020. El trabajo de la Comisión no ha sido un proceso judicial, no ha habido instrucción ni juicio y, por lo tanto, no ha habido condenas o absoluciones. La finalidad ha sido escuchar y reconocer a las víctimas.

 

La prescripción legal no equivale al olvido ni a la pérdida de la responsabilidad moral

 

En el contexto español, ni el sistema judicial ni las estructuras sociales o de la misma Iglesia tienen suficientes mecanismos para atender a las víctimas de casos prescritos y dar respuestas globales. Y, según nuestro punto de vista, la prescripción legal no equivale al olvido ni a la pérdida de la responsabilidad moral. Era necesario crear un espacio de escucha de las personas que no han podido recurrir a la justicia a causa de la prescripción y así ha sido.

 

Las víctimas en el centro

 

Las víctimas son la prioridad y la urgencia es escucharlas y reconocerlas. Asumir la responsabilidad institucional supone asumir también su historia (con sus riquezas y pobrezas) a pesar de que nosotros desaprobamos ciertas maneras de hacer, de no hacer o de no haber sabido hacer. La existencia de víctimas nos recuerda que hemos fallado como institución.

 

Cuando la mirada se dirige a las víctimas de los abusos y se las sitúa en el centro de atención, se llega a la perspectiva adecuada que permite detectar el sufrimiento infligido. Si hemos sido la parte sustancial del problema, hay que asumir la tarea de formar parte de la solución después de un reconocimiento sincero y sin tapujos.

 

El coraje de la palabra al servicio de la verdad

 

El objetivo ha sido dar la palabra a las víctimas y dar credibilidad a esta palabra. Se trata de un proceso enfocado a la reparación y por eso ha sido esencial reconocer a las víctimas en su dignidad. La Comisión, como tercero, como persona neutra, ha permitido que la palabra sea dicha y escuchada. Las personas que han acudido a la Comisión han sido recibidas por profesionales de la psicología con experiencia en casos de esta tipología. Reconocemos el coraje de las víctimas para poner palabras a la experiencia vivida. Reconocemos también el dolor y el sufrimiento que les han causado algunas personas en el marco de la institución marista. Reconocemos, por lo tanto, que les hemos fallado.

 

La Comisión ha establecido las resoluciones de manera individualizada. Cada una de las 25 personas que han sido acogidas ha recibido, además de la valoración de la Comisión, una carta firmada por el hermano Provincial de los Maristas y por el Delegado provincial de Protección a la Infancia. En esta carta expresamos el reconocimiento a las víctimas por parte de la institución y la disponibilidad de encontrarnos presencialmente con cada una de ellas, si así lo desean.

 

Perspectiva de reparación

 

Enfocar la escucha y el reconocimiento de las víctimas con una perspectiva de reparación supone reconocer los hechos y a la persona como víctima; reconocer y asumir las responsabilidades que se derivan de ello; reconocer que se ha fallado como institución y pedir perdón, y poner en marcha los medios necesarios para que no se repitan hechos similares.

 

La Comisión asegura que la reparación económica aparezca como un proceso transparente y que no se pueda interpretar como una simple transacción económica con el objetivo de cerrar el tema entre bambalinas lo antes posible.

 

Reparar individualmente después de un proceso de escucha permite poner en evidencia cada historia y tener en cuenta cada itinerario personal.

 

Un cambio de cultura institucional: qué hemos aprendido y qué hacemos para que no vuelva a pasar

 

Hace tiempo que estamos inmersos en un cambio de cultura institucional. En los colegios maristas trabajamos específicamente los derechos de los niños desde hace años y desde el 2009 celebramos como red el aniversario de la Convención, cada 20 de noviembre. El año 2011 el Instituto de los Hermanos Maristas hace un llamamiento para que todas las provincias se doten de herramientas para garantizar la protección de niños y jóvenes. Y la Provincia Marista L’Hermitage (a la que pertenece Cataluña) aprueba en 2013 una política y un protocolo que quedan reflejados en la Guía para la protección de los niños.

 

La política y los protocolos de protección y de prevención tienen, entre otros, el objetivo de crear entornos seguros, sabiendo que la seguridad al 100% no existe en ningún sitio. En este marco, trabajamos de manera proactiva la promoción, la prevención y la protección de los niños, niñas y adolescentes. Los datos de los últimos años nos dicen que el trabajo de prevención da sus frutos. Cada vez más los niños, niñas y adolescentes comunican situaciones de abuso, la mayoría en el ámbito familiar. Desde una perspectiva de derechos, privilegiamos las herramientas y los recursos necesarios para empoderarlos.

 

En los colegios y en las obras sociales maristas, también desde hace unos años, se trabajan programas pedagógicos adaptados a todas las edades para ofrecer a los niños y a los jóvenes los conocimientos y la sensibilización adecuada para que sean capaces de explicar y denunciar cualquier situación de abuso. La campaña «Rompe el silencio» contribuye a despertar esta conciencia. A los educadores y educadoras de las obras educativas maristas se les ofrece formación especializada en protección a la infancia. Difundimos nuestra política institucional de protección de la infancia en la web www.maristes.cat y en diferentes publicaciones. En la misma web hay un canal de escucha para explicaciones, sugerencias o preguntas. Las obras educativas maristas de Cataluña están en camino de obtener una doble certificación en protección a la infancia con dos entidades internacionales de reconocido prestigio como UNICEF (reconocimiento) y Keeping Children Safe (certificación).

 

Hno. Pere Ferré – Provincial L’Hermitage
Hno. Gabriel Villa-Real – Delegado provincial de Protección a la Infancia

Barcelona, 10 de diciembre 2020

 

Fuente : www.champagnat.org

 

Nuestros Colaboradores

 

Condominio Los maitenes

Salve Regina


Vida y Obra de San Marcelino

Tú eres parte de Nuestra Historia

historia

                                                                                           LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS                                                                                 

Amaron hasta el fin alUn héroe humildeViajeros en la esperanzaEl sueño de la Familia Marista

 

Champagnat enfermoUn Corazón sin fronterasUna madrugada de Octubrecircular