22
Mar, Sep
9 New Articles

Falleció el exalumno Renato José Hernández Ibacache ( q.e.p.d.)

A Casa del Padre
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Comunicamos el sensible fallecimiento de nuestro compañero exalumno RENATO HERNÁNDEZ IBACACHE (q.e.p.d.), acaecido el pasado día miércoles 8 de Julio de 2020,

a los 81 años de edad, en el Hospital de Los Andes, como consecuencia de una neumonía. Nuestro querido amigo “Renatín” había egresado en el año 1959 de nuestro Colegio.

 

Los que lo conocieron de cerca vieron en él a un hombre íntegro, profundamente espiritual, que practicaba el ascetismo para ser cada día mejor ante los ojos del Señor. NUNCA se quejó ni maldijo su condición física, al contrario, trataba de sobrellevarla de la mejor manera.

 

El exalumno José Marchetti Patiño, uno de los mejores amigos de Renato, nos envía su testimonio con una simpática anécdota:

 

“Renato Hernández Ibacache

Estábamos en Quinto de Humanidades y era el año de 1958.

Igual que todos los años llegaron los sanfelipeños a culturizarse en nuestro Colegio y terminar sus humanidades. A pesar de ser de San Felipe, los acogimos y los tratamos como iguales.

En ese lote llegó un alumno que tenía dificultades para caminar. Había sufrido una dolorosa poliomielitis que lo dejó en condiciones físicas muy limitadas y profundas heridas en su alma. Su nombre era Renato. Estuvo en varios colegios y en el Seminario. No soportaba que lo trataran con conmiseración y si alguien le decía “pobrecito” tenía que prepararse para recibir la catarata de garabatos.

Nos hicimos amigos, supe de sus penas y alegrías. Su mayor anhelo era ser considerado una persona normal. Nuestro curso era muy unido y alegre por lo que Renato fue tratado como uno más sin consideraciones especiales.

Nuestra sala quedaba en el tercer piso y para Renato era como subir al Everest.

Me pidió que lo ayudara. Después que subieron los alumnos del tercer piso y los del segundo piso él se tomó del pasamanos de la escalera con su mano izquierda y con la derecha se tomó de mi brazo y subimos lentamente lo que se transformó en ceremonia tras cada recreo.

Después de un tiempo le hice notar que subíamos muy lento, que deberíamos subir corriendo. Me miró dudoso por mi inconsciencia, pero aceptó. Subimos corriendo y cuando llegamos al tercer piso su cara de alegría me emocionó porque el esfuerzo lo había liberado de gran parte de sus males.

Egresamos en 1959 y lamentablemente perdimos contacto. Supe después que siguió unos cursos universitarios y estuvo trabajando en la Administración Pública. En una celebración del Día del Exalumno supe que vivía en el Hogar de Cristo. Ahí vivió el resto de su vida.

Pienso que tuvo una vida dura y espero que el Señor lo esté compensando por la dolorosa prueba que le puso en este mundo."

José Marchetti Patiño

9 de julio de 2020

 

También otro compañero de Renato, el exalumno Víctor Villaseca Barrera, nos envía estas líneas:

"Renato Hernández Ibacache.

Exalumno Marista, Inspector del Trabajo, Profesor de matemáticas, huésped del Hogar de Cristo….

Siempre mantuviste una gran fe en un mundo mejor. Estabas dispuesto a exigir justicia a favor de los más desposeídos. Tu trayectoria nos deja una huella indeleble de que todo se puede lograr…

Ya estás gozando de la presencia del Señor porque siempre mantuviste la fe en Jesús y María, a quien considerabas como conductora hacia un mundo mejor, con auténtica fraternidad y justicia." 

_______________________________________________________

Celebrando los 40 años de Egresado en el Día del Exalumno el 03 de Octubre de 1999 

 

 

Ha sido triste no poder despedir a nuestro amigo Renato a su última morada. Sólo tres personas lo pudieron acompañar. Pero sabemos que él está feliz porque se ha desprendido del sufrimiento terrenal y está gozando de la eternidad junto al Señor y a la Buena Madre, a quienes tanto amó aquí en la tierra.

 

Apoyados en la fe emanada de la enseñanza cristiana recibida en las Aulas Maristas, elevamos nuestras fervientes oraciones por el eterno descanso de su alma, juntamente con encomendarla en nuestras oraciones, por lo que creemos que ya ha sido acogida en el Reino de Dios y duerme en la paz del Señor.

 

Oración por los Difuntos



¡Oh Dios! Nuestro Creador y Redentor, con tu poder Cristo conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso.

 

Que todos tus hijos que nos han precedido en la fe participen de su victoria y disfruten para siempre de la visión de tu gloria donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén


Dales, Señor, el descanso eterno. Brille para ellos la luz perpetua. Descansen en paz. Amén.


María, Madre de Dios, y Madre de misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén.

 

 

 

Escribir un comentario

Nuestros Colaboradores

 

 LIBROS Y FOLLETOS MARISTAS