Falleció el exalumno Leonardo Alejandro Hurtado Carrillo (q.e.p.d.)

Jano2Lamentamos comunicarles el sensible fallecimiento de nuestro querido amigo y hermano exalumno LEONARDO ALEJANDRO HURTADO CARRILLO, (q.e.p.d.), acaecido en la noche de ayer miércoles 26 de Marzo de 2014 a los 58 años de edad.

Jano había egresado de nuestro Colegio en el año 1973, integró la Banda de Guerra de los Exalumnos en el Centenario Marista de 2011 y era nuestro actual secretario del Centro de Exalumnos.

Se tituló como Profesor de Estado en Castellano, pero no ejerció esa profesión. En su vida laboral trabajó durante 34 años en la Empresa de Buses Ahumada, en la parte administrativa, encargándose del personal y auxiliares de los Buses. Se unió en matrimonio con Yolanda (Yoli) del Carmen Soto Ruiz.

Nuestro amigo y hermano René León Gallardo nos entrega su testimonio:

Hoy estamos compartiendo el dolor de la partida al encuentro con el Señor, de nuestro querido compañero exalumno Leonardo (Alejandro) Hurtado Carrillo.

Siempre le recordaremos por su simpatía, hombría de bien y espíritu de colaboración y servicio. Alejandro, como casi todos le conocíamos, ingresó al Instituto en 1964, egresando en 1973. Bastaron estos años en el establecimiento Marista, para que se impregnara  en su espíritu, el carisma Marista que nos une en torno a la figura de Nuestra Buena Madre y de San Marcelino Champagnat.

El ejemplo de sus antiguos profesores y la alegría de sentirse parte de la Familia Marista lograron que fuera un integrante destacado del Centro de Exalumnos donde sirvió con ahínco y dedicación en el puesto de Secretario. Desde sus tiempos de alumno, integró la Banda de Guerra del Instituto en la sección de pitos. Una vez reunida la Banda con motivo del Bicentenario del Colegio que lo formó, no dudó en unirse al grupo de intrépidos soñadores que concretaron el sueño de volverla a conformar para ser parte destacada de los festejos que se realizaron con motivo de los Cien años del  Instituto.

¡Pocas veces los sones de la Banda sonaron tan marciales y hermosos como en las diversas actuaciones y desfiles en que la Banda participó!. Alejandro  fue parte de este selecto grupo. Ahora, en el cielo, el Señor, María, Nuestra Buena Madre, San Marcelino y todos sus antiguos profesores Maristas le habrán recibido al traspasar el umbral de la eternidad.¡Que Dios Nuestro Señor, le bendiga y le otorgue el descanso de los justos!René.


Nuestro Presidente, César González Araya, también expresa sus sentimientos:

 

Jano demostró un gran amor por su colegio. Identificado con la causa Marista. Miembro activo de nuestro Centro de Exalumnos. Su actitud de servicio y generosidad era observable en todo momento. Con una disposición al trabajo permanente.

Defensor de sus ideas, que consideraba justas y necesarias. Frente a las dificultades y obstáculos que encontramos en el cada día,  Jano era capaz de tener la sensibilidad y capacidad de darse cuenta para poner su cuota de buen humor y alegría. Característica contagiosa en los momentos de tensión o de tristeza. Compartir su tiempo era una suerte para quienes le rodeábamos. Primero en la llegada a nuestras reuniones, buscando siempre el detalle que fuese obstáculo para que no hubiese un ambiente grato y acogedor para el desarrollo de la actividad a realizar.

Recordar las actividades en cada año : Día del exalumno, Semana de la Chilenidad, Desfile con su querida Banda de Guerra, a la cual pertenecía. Ahí estaba ALEJANDRO, orgulloso de ser MARISTA.

En fín, Jano vivió el legado del Padre Champagnat: sirviendo y compartiendo.

Damos gracias al SEÑOR  de la vida, por sus dones recibidos y compartidos.

Jano,  amigo, has dejado huella. Las reuniones, ya no serán las mismas. Tus actas ya no serán leídas con alegría y dinamismo. Te recordaremos por siempre. Estamos seguros que gestionarás desde el cielo para que los planes que tengamos lleguen a sus metas.

Que Jesús, Nuestra Buena Madre  y el Padre Champagnat te hayan recibido con alegría.

Gracias por tu vida donada silenciosamente.

Que DIOS  te tenga en su santo Reino.


 

Apoyados en la fe emanada de la enseñanza cristiana recibida en las Aulas Maristas, elevamos nuestras fervientes oraciones por el eterno descanso de su alma, juntamente con encomendarla en nuestras oraciones, por lo que creemos que ya ha sido acogida en el Reino de Dios y duerme en la paz del Señor.

 

 

 

Oración por los Difuntos

¡Oh Dios! Nuestro Creador y Redentor, con tu poder Cristo conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso.

Que todos tus hijos que nos han precedido en la fe participen de su victoria y disfruten para siempre de la visión de tu gloria donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén


Dales, Señor, el descanso eterno. Brille para ellos la luz perpetua. Descansen en paz. Amén.
María, Madre de Dios, y Madre de misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén.