Martes, Ago 14th

Last updateDom, 18 Feb 2018 9pm

       

Usted está aquí: Inicio Exalumnos A Casa del Padre Exalumnos Casa del Padre Falleció el Hermano Gaudencio Pando Fernández (q.e.p.d)

Falleció el Hermano Gaudencio Pando Fernández (q.e.p.d)

gaudencioLamentamos comunicar el sensible fallecimiento del querido Hno. Gaudencio Pando Fernández, acaecido el pasado día 18 de Agosto de 2015 a los 88 años de edad. Durante toda su vida apostólica tuvo una importante labor en las Obras Educativas de nuestro Sector de Chile.

 

 

Así  informaba la página web de los Hermanos:

 

Este 18 de agosto a las 10:45 de la mañana, el Hno. Eusebio Pando Fernández (Gaudencio) fue recibido en los brazos del Señor. Su fallecimiento se produjo en la Comunidad de Sótero Sanz, luego de sufrir un ataque cardíaco. En ese lugar recibió los cuidados necesarios para su avanzada edad.


El Hermano tuvo una importante labor en las Obras Educativas del Sector. Donde se destaca como el primer Director y Fundador del Colegio Marcelino Champagnat de La Pintana, entre 1988 y 1990. Además se desempeñó como Educador Marista en los colegios de Los Andes, Quillota, Villa Alemana, San Fernando y Curicó.



“Démosle gracias por todo el bien que hizo en los distintos colegios por donde pasó. Que María - de quien era muy devoto- lo reciba en la casa de su Hijo y le entregue todo su cariño maternal”, expresó el Hno. Mariano Varona, Superior de la Comunidad de Sótero Sanz.


Su biografía 


Nació en Villasabariego, Palencia, un 26 de septiembre de 1927. Ingresó al juniorado en Carrión de los Condes. Realizó su Postulantado y Noviciado en Las Avellanas. Profesó en Las Avellanas el 2 de julio de 1944. Un año después llegó a Chile, momento que se modificaban los planes de estudios de los Hermanos en Chile y que el Hno. Gaudencio aprovechó con creces para servir a las Obras de la Provincia.

 ___________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

El Hermano Patricio Pino nos envía este hermoso homenaje al Hno. Gaudencio.

 

HERMANO EUSEBIO PANDO FERNÁNDEZ

 

Su nombre de religioso, Gaudencio.

Nació en Villasabariego, Palencia, en la meseta castellana, de amplios horizontes, el 26 de septiembre de 1927 de Valeriano y Dionisia, en una familia de cinco hijos. De sus hermanos, le sobrevive Sixto, de 81 años. Ingresó al juniorado en Carrión de los Condes, cercano a su pueblo natal, en 1938, con 11 años de edad. Hizo su Postulantado y Noviciado en Las Avellanas, Lérida, profesando allí  el 2 de julio de 1944. Vuelve nuevamente a Carrión y hace allí un año de escolasticado. Llegó a Chile en noviembre de 1945, con 17 años cumplidos, a la comunidad de formación de Lo Lillo, en La Cisterna, aquí en Santiago. En este lugar continua su formación como profesor por dos años más.

Nuestro querido hermano Gaudencio se preparó como profesor y apóstol en la universidad, dado que por esas fechas se hizo en Chile el cambio de planes en la formación de los hermanos. Filosofía y Castellano fueron su especialidad como profesor, especialidades que desarrolló por largos años en el aula, en Educación Media: Los Andes, Santiago-Ercilla, San Fernando, Rancagua, Quillota IRA, Curicó, Villa Alemana. Todas estas presencias maristas conocieron su servicio como profesor. Perteneció a la mobile, pasando por períodos cortos, de dos o tres años, de colegio en colegio. Su mayor ancla en un destino misionero, ya en edad de jubilado, fue Quillota, con 17 años seguidos, antes de instalarse en nuestra residencia de Sótero Sanz.

También fue parte de su misión marista estar un año sirviendo como director en el Instituto O’Higgins de Rancagua, en 1963, y tres años como director y miembro de la comunidad fundadora del Colegio Marcelino Champagnat de La Pintana, iniciando en 1988. En este lugar, además, a sus 67 años, debió reasumir la dirección por un semestre, en 1996, ante a una crisis de liderazgo que vivió esta obra.

Su primer apostolado, que llenaba su vida, la clase con los alumnos de Media. Pero, además, la acción pastoral en el colegio. Sobre todo la Acción Católica, en sus inicios, fue un campo de acción fecundo de su celo apostólico marista. Pero también la catequesis y la pastoral de papás llenaron muchos de sus sueños.

Su personalidad compleja destacaba en el trato a largo plazo, sobre todo a nivel intelectual, pues cultivó siempre una visión crítica de la realidad en que desplegaba su misión; pero más podía su humanidad y su rectitud en el trato cotidiano y fraterno. Creó lazos importantes con hermanos, laicos y laicas. Amante de la lectura y la investigación, dio a luz la historia de los 90 años del Instituto Rafael Ariztía.

Ahora le despedimos agradecidos y dolidos. Celebramos el regalo que el buen Dios nos hizo con su presencia prolongada entre nosotros, y por el acento de educador de aula y pastor de grupos y personas que destacó en su vida. Fue su forma de encarnar el carisma de Champagnat: hermano y marista.

 

Nuestro amigo y hermano René León nos expresa sus sentimientos:

 

 

"Siento un inmenso dolor con el inesperado fallecimiento del querido Hermano Gaudencio. En el Instituto Chacabuco, en el año de la Bodas de Oro 1961, fue mi profesor de Castellano y Filosofía. Gran hombre, simpático, buen maestro. Nos acompañó a la gira de curso al Sur de Chile, hasta Punta Arenas, en 1966. Tengo el mejor recuerdo de él. Siento pena por cuanto, otro gran maestro de mi época nos deja aunque ganamos otro gran amigo en el cielo.

 

 

 

Por razones de trabajo, no podré asistir a sus exequias como hubiera sido mi deseo y compartir este momento de dolor con ustedes hermanos a quienes tengo el mayor y agradecido afecto.
 

 

Él, ya está en la gloria del Señor, en el regazo de Nuestra Buena Madre y la protección de San Marcelino, nuestro fundador.

 

Agradeceré hagas extensiva esta condolencia a todos los hermanos de la Comunidad.

 

René 

 

______________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

Apoyados en la fe emanada de la enseñanza cristiana recibida en las Aulas Maristas, elevamos nuestras fervientes oraciones por el eterno descanso de su alma, juntamente con encomendarla en nuestras oraciones, por lo que creemos que ya ha sido acogida en el Reino de Dios y duerme en la paz del Señor.

 

Estamos tristes por su alejamiento físico, pero alegres al mismo tiempo, porque tenemos otro santo Hermano en el Cielo, junto al Señor y a nuestra Buena Madre, que perseveró en su vocación y que está integrando la pléyade de Hermanos que forman la hermosa Provincia Marista del Cielo junto al Padre Champagnat. y desde donde, estamos seguros, seguirá rogando al Señor por la Obra Marista de Chile y del mundo.

 

 

Oración por los Difuntos

 


¡Oh Dios! Nuestro Creador y Redentor, con tu poder Cristo conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso.

Que todos tus hijos que nos han precedido en la fe participen de su victoria y disfruten para siempre de la visión de tu gloria donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Dales, Señor, el descanso eterno. Brille para ellos la luz perpetua. Descansen en paz. Amén.
María, Madre de Dios, y Madre de misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén