Artículos

Sensible Fallecimiento del Padre Artemio Alvial Gómez

p.ArtemioEl domingo 6 de Noviembre de 2011, a la edad de 87 años, en el Hospital de Los Andes, falleció el Padre Artemio Alvial Gómez. Nacido en Lota el 11 de Diciembre de 1924,

ordenado Sacerdote en Francia por los Padres Asuncionistas, el 08 de Junio de 1952. Sus restos fueron trasladados hasta su Lota natal.

En el día del inicio del Mes de María, o8 de noviembre, en la Parroquia Santa Rosa de Los Andes, fueron despedidos los restos mortales del querido sacerdote Artemio Alvial. En el templo parroquial andino se congregó el clero diocesano presididos por el Pastor Mons. Cristián Contreras Molina, O. de M., y centenares de feligreses.

Artemio Segundo Alvial Gómez, nacido el 11 de Diciembre de 1924. Hijo de ARTEMIO e ISOLINA ESTER, Matrimonio minero de la Ciudad de LOTA.

A temprana edad, sufre la pérdida de su madre y junto a su hermana Ester quedan al cuidado de su tía Zulema.

Desde muy joven participa en la Parroquia San Juan de Lota, a cargo de los Padres Asuncionistas, quienes animan su vocación y le envían a Santiago a realizar el Postulantado. Luego parte a la casa de formación en Francia, donde realiza todos sus estudios y es ordenado Sacerdote el 06 de Junio de 1951.

Un año después regresa a Chile a la Parroquia San Juan de Lota, luego sirve en Rengo y pasa a Nuestra Señora de Los Ángeles del Golf en Santiago. Posteriormente fue nombrado Párroco en la Asunción de los Andes, terminado su periodo es trasladado al Cerro Los Placeres en Valparaíso.

En ese tiempo el padre deja la Congregación de los Padres Asuncionista y se incardina en la Diócesis de San Felipe, siendo nombrado Párroco en Nuestra señora del Carmen de Rinconada de Silva y se desempeña como Profesor en el Liceo de Hombres de San Felipe. Posteriormente asume la Parroquia de Fátima en Los Andes. Seguidamente fue nombrado en Santa Rosa de Los Andes, donde fue nombrado en dos periodos como Decano de Los Andes. La vida le permite volver a la Parroquia Asunción como Párroco, lugar donde termina su ministerio activo. Sigue sirviendo como confesor en el Santuario de Auco y ayudando en diferentes Parroquias.

Un Sacerdote lleno de amor por la Iglesia. En los Andes forma el primer Liceo Nocturno, participa como Capellán del Hospital. Participa en la exhumación de Santa Teresita en el proceso que la lleva a los altares. Le corresponde participar activamente en la celebración del Bicentenario de la Ciudad. Ocupa cargos de cooperación con los obispos de Aconcagua. Caracterizado como un sacerdote cariñoso y querido por todos.

Damos gracias al Señor por el Don de este querido sacerdote.

Fuente : http://www.obispadosanfelipe.cl/2011/11/emotiva-despedida-del-p-artemio-alvial/


 

 

 

El Padre Artemio Alvial estuvo muy ligado al Instituto Chacabuco, desde su cargo como Párroco de Nuestra Señora de la Asunción, ya sea como Asuncionista o como sacerdote Diocesano. Fue por varios años Capellán de nuestro Colegio y siempre participó de las actividades pastorales, tanto en las Primeras Comuniones como en las Confirmaciones de nuestros alumnos. ( En la foto aparece junto al Hermano Abel Macho y los Primeros Comulgantes del año 1965 ).

Apoyados en la fe emanada de la enseñanza cristiana recibida en las Aulas Maristas, elevamos nuestras fervientes oraciones por el eterno descanso de su alma, juntamente con encomendarla en nuestras oraciones, por lo que creemos que ya ha sido acogida en el Reino de Dios y duerme en la paz del Señor.

 

 

 

 

Oración por los Difuntos

¡Oh Dios! Nuestro Creador y Redentor, con tu poder Cristo conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso.

Que todos tus hijos que nos han precedido en la fe participen de su victoria y disfruten para siempre de la visión de tu gloria donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos.Amén.

Dales, Señor, el descanso eterno.
Brille para ellos la luz perpetua. Descansen en paz. Amén.

María, Madre de Dios, y Madre de misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén.