Artículos

Compartiendo con nuestros hermanos una Cena Solidaria

cenaEl día sábado 1 de Octubre 2011, fue un día bastante agitado dentro de la celebración de la Semana del Exalumno Marista del Instituto Chacabuco, ya que además de las actividades deportivas había actividades solidarias en ayuda de nuestros hermanos necesitados.

 

 

Queremos narrar lo que significó la experiencia de la Cena Solidaria en el Comedor de nuestra Parroquia. En la tarde, después de compartir la liturgia de la Palabra y del Pan con nuestros hermanos de la Comunidad de Chacayes y nuestro querido Hermanito Andrés con la Comunidad de Primera Quebrada, me correspondió organizar y animar la Cena Solidaria para nuestros hermanos que están sumidos en el alcoholismo, drogadicción o están cesantes.

 

 

 

 

Los eventos salen sin ningún problema cuando se cuenta con personas que le ponen mucho amor a lo que están haciendo y por la experiencia que he ido tomando al trabajar en el Centro de Padres y en el Centro de Exalumnos, se que existen estas personas maravillosas a las cuales quiero darles mis agradecimientos por su generosidad incondicional, en apoyar este tipo de actividades.

 

 

 

 

 

 

 

Al comentar la actividad que pensaba realizar a Claudia Carroza y Marcela Herrera, ellas me dieron su aprobación y se entusiasmaron en ayudar y a la vez invitando en el caso de Marcela a integrantes del Grupo de Oración y llegaron Loreto Carocca, Danitza Vargas, Jenny Leiva, Carolina Palacios y en el caso de Claudia, ella invitó a su esposo Rodrigo Poblete y nuestro buen amigo Jorge Sougarret y a su esposa Karina Roldán, más algunos exalumnos que llegaron junto al Presidente del Centro Blas Mardones, incluso llegó de Linares nuestro buen hermano y amigo Fernando Rivera junto a su hijo Francisco también a colaborar.

 

 

 

 

 

 

La cena fue hecha por las mamás con todo cariño, Claudia hizo la salsa, Marcela, Loreto, Danitza, Jenny, Carolina preparaban los calderos con agua para preparar los fideos y hacer una rica tallarinata a la italiana, Jorge y Karina preparaban los postres, mientras estos se iba preparando, también se iba ordenando y colocando la mesa para recibir los comensales, nos faltaban las bebidas pero rapidito llegó mi hermano Rodolfo Suardo portando una java de ellas para que la cena no fuera tan seca.

 

 

 

 

 

 

 

Ya estaba pasando la hora en que fueron invitados, salvo que fueron puntuales el resto no se veía y me preocupaba que se fuera a perder esta comida preparada con tanto amor, así que fui a la calle Maipú y a la Avenida Argentina para volver a invitarlos y llevarlos a la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, donde nuestro querido Padre Humberto nos facilitó el comedor el que posee nuevas instalaciones y está muy hermoso para recibir a los comensales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora sí llegué con muchos invitados hasta uno que estaba en silla de ruedas y no quería ir, lo llevé al interior para que pudiera degustar la rica tallarinata.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos los comensales quedaron muy agradecidos porque nos acordamos de ellos y no los discriminamos por su estado de intemperancia o drogadicción. Al término de esta actividad incluso también alcanzo un poco para el Asilo de Ancianos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Quiero reiterar mis agradecimientos a Rodrigo Poblete y su Sra. Claudia, a Jorge Sougarret y a su Sra. Karina, a Marcela Herrera y Grupo de Oración por su apoyo y ayuda generosa en la realización de este evento y quedamos entusiasmados para realizar una nueva ayuda solidaria en un futuro próximo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quedamos sobremanera regalados con toda esta rica experiencia que el Señor nos regaló, preparada con tanto cariño y amor para nuestros hermanos más necesitados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Invitamos a nuestros amigos y hermanos exalumnos a vivir estas experiencias que enriquecen nuestra alma, a programar otras similares y con más fecuencia, para que no solamente quede en nuestros archivos el registro de una actividad más de la Semana del Exalumno en el Centenario de nuestro querido Colegio.

 

 

 

 

 

 

Que Nuestro Señor, María Nuestra Buena Madre y San Marcelino Champagnat bendiga a cada uno de ustedes por su entrega generosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos G. Fuentes Barrera

Tesorero y Director del Centro de Exalumnos del ICH