Artículos

Ecos de un día inolvidable y emotivo

ban0A unas semanas de la celebración de la Semana Champagnat, con motivo de la Pascua de nuestro querido Fundador, San Marcelino, en el marco del Centenario de nuestro Instituto,

aún recordamos emocionados los eventos masivos realizados en esos días. De ellos queremos destacar dos que nos hicieron vibrar nuestras fibras más intimas.

La misa solemne en el Gimnasio del Colegio, con una asistencia todos los estamentos, que repletaron el recinto. El momento culminante y más emotivo fue el ingreso en procesión de los hermanos, que habían venido desde todos los colegios del país, cantando “Salve Regina”, tan querida por nuestro Fundador. quien desde los albores de la Congregación la entonaba a diario con sus hermanos, en homenaje a la Buena Madre.

 

 

 

El lunes 6 de junio se produjo el otro evento que tuvo características que superaron el ámbito del Colegio, involucrando a toda la ciudadanía andina, que se agolpó en las calles para ver desfilar a absolutamente toda la comunidad marista, desde el Rector hasta los auxiliares, un hecho casi inédito en la historia del Colegio. El acto contó con la participación de representaciones de la mayoría de los establecimientos de la comuna, adhiriéndose al homenaje. 

 

 

 

 

 Sin duda que en el marco de esta actividad hubo una nota altamente impresionante por lo que significaba para la comunidad. Fue la impecable presentación de la banda de guerra, que renació después de años de ausencia. Integrada por alrededor de 60 exalumnos de distintas generaciones se congregaron meses antes para un intenso entrenamiento, el que asumieron con absoluta responsabilidad. Estaban altamente motivados por lo que significaba retroceder a los años de colegio, cuando el integrar la banda era motivo de orgullo y gran satisfacción.

Esta preparación dio los frutos esperados, ya que los instrumentos sonaban con plena sincronización, dando la impresión que era un músico el ejecutante. En suma, dieron la nota alta y recibieron con cariño el aplauso fuerte y espontáneo del público que se mantuvo hasta el final del desfile.


Incentivados por este auspicioso debut, ya se han comprometido a seguir participando en otras actividades relacionadas con el centenario en el resto del año.

 

 

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar el hecho muy relevante de lo que ha significado para cada uno de los integrantes de la Banda de Guerra de los Exalumnos el haber participado en esta hermosa iniciativa, que había sido acariciada hacía más de tres años en algunas de las reuniones de nuestra Directiva, como un sentir de muchos exalumnos que lentamente se fue plasmando y se hizo realidad al liderar este llamado nuestro Rector Pedro Díaz Cuevas desde la primera reunión que tuvimos el pasado 8 de abril.

 

 

Mientras se iban sucediendo los ensayos tanto en el Colegio como en el Estadio Marista los días miércoles y sábado, hubo una gran cantidad de comunicaciones entre los integrantes de la banda que fueron motivando muy fuertemente a cada uno de ellos, sintiendo una gran alegría por su significado, como también matizando esta experiencia con una fuerte dosis de responsabilidad, disciplina y dedicación, frutos de las enseñanzas recibidas en el colegio en nuestros años de alumnos.

 

Cada día se iban preparando los múltiples detalles, como la formación para la calle y el desfile, la sincronización, la disciplina en la fila para poner prestancia, gallardía, energía y mucho espíritu de camaradería. En fin, se fueron conformando cada uno de los movimientos que eran necesarios para conseguir la máxima perfección en esta presentación.

La emoción sentida en ese día durante el transcurso del desfile, desde que sonaron las primera voces de mando en el Colegio para iniciar la marcha hasta la Plaza de Armas de nuestra ciudad, hizo palpitar con más fuerza los corazones de cada uno de los integrantes de la banda y sus almas henchidas de gozo y orgullos maristas.

 

 

 

 

 

 

Estamos seguros que este día ha quedado grabado en sus almas como un hecho imborrable de sus vidas. Ha sido una experiencia hermosa que los ha motivado no solamente como una finalidad, sino como un punto de llegada y un punto de partida hacia una nueva etapa de relación con nuestro Centro de Exalumnos y nuestro Colegio. Tal es así, que ya han comprometido su presencia para liderar la Romería al Cementerio y el desfile en Homenaje al Fundador el Día del Exalumno, Dios mediante, el próximo domingo 2 de Octubre, como también se han comprometido a iniciar la fiesta de las Olimpíadas Maristas Masculinas de todos los Colegios Maristas de Chile que se realizarán en nuestro Colegio durante el mes de Octubre.

 

 

 

 

 

 

Y como un resultado inequívoco de lo que ha significado, además, esta experiencia para la Banda de Guerra, la gran mayoría de sus integrantes se ha integrado de lleno a la Directiva del Centro de Exalumnos, para colaborar en la preparación de múltiples actividades que se están programando para celebrar dignamente la Semana del Exalumno Marista en el Centenario del Instituto Chacabuco, para que esta fiesta sea una gran celebración recordatoria y que agrupe a una gran cantidad de Exalumnos y sus familias junto a la familia Marista de nuestro querido Instituto.

 

Como Centro de Exalumnos, queremos reiterar nuestra gratitud a nuestro Rector, profesor Pedro Díaz Cuevas, por su aceptación a liderar esta iniciativa; a Manuel Rivera Martínez, Director de la Banda Centenario de los Exalumnos, quien se preocupó de cada detalle en la planificación y ejecución de los preparativos del desfile; al Suboficial en Retiro señor Fernando Fredes, quien nuevamente ejerció su cargo de Instructor de la Banda, como lo hiciera durante muchos años anteriormente en el Colegio; y a cada uno de los integrantes de la Banda Centenario de los Exalumnos, por su entrega, gallardía, disciplina y alegría con que cumplieron este gran sueño hecho realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, agradecer al Buen Padre Dios, a María nuestra Buena Madre y a San Marcelino por esta hermosa oportunidad que nos regalaron de participar de esta magnífica presentación y representar con gran orgullo a nuestro querido Colegio ante la ciudadanía de Los Andes.

Estamos seguros que en esa mañana, después de un par de días de lluvia que se mantuvo hasta unas pocas horas antes en la madrugada, hubo mucho movimiento en el cielo y los Hermanos Emeterio y Aquilino, como pilares de esta Banda, y junto a los demás Hermanos que continuaron con entusiasmo esta tradición, se las "arreglaron" para disipar las nubes y para hacer aparecer en el cielo un sol maravilloso que iluminó la gallardía de nuestros exalumnos y de la Familia Marista que participó de este evento tan significativo y que quedará como un recuerdo imborrable de la Celebración del Centenario del Instituto Chacabuco.

Para TODOS, con todo nuestro sentimiento de MARISTAS  .....  SIMPLEMENTE  ....  GRACIAS  ........

 

Los invitamos a ver el siguiente video :  

 

http://www.youtube.com/watch?v=-0RsrZ6z5Fw  ( Ceremonia en el Colegio - Guarda de Estandartes y Finalización del Desfile Centenario )