Artículos

Homenaje de gratitud para un gran exalumno benefactor : Eduardo Bezamat Bezamat

hnoDentro del marco de las Celebraciones del Centenario de la Fundación de nuestro querido Colegio, consideramos de justicia resaltar y recordar con enorme gratitud

a quien fuera insigne benefactor de nuestro Instituto y de la Congregación Marista, el exalumno EDUARDO BEZAMAT BEZAMAT, quien donara con gran generosidad y gratitud los terrenos en los que actualmente se yergue nuestro querido Instituto.

Eduardo Bezamat Bezamat nació en Valparaíso, el 23 de marzo de 1904, hijo de Auguste Bezamat y de Marie Bezamat, ambos franceses. Estudió en el Instituto Chacabuco, en el Seminario de Valparaíso y en las Universidades Católica y de Chile de Santiago. Contrajo matrimonio con Lindaura Vásquez con quien fue padre de María Teresa, Eduardo Augusto, María Luz, María Clara y María Angélica.

Su padre fue un gran industrial molinero al que su hijo Eduardo siguió sus pasos ampliando y haciendo crecer aún más la industria de su padre. Este se distinguió por ser un gran benefactor de obras de bien colectivo, entre otras del Cuerpo de Bomberos al cual regaló el primer carro bomba automóvil.

En la fotografía, aparecen el Hermano Elías, Eduardo Bezamat y Rafael Cacciuttolo Gallardo,

eduardoEduardo Bezamat, siguió el camino de su padre haciendo el bien en numerosas instituciones a que perteneció. Fue Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Los Andes. Obtuvo brevet de piloto civil en el Club Aéreo de Los Andes en 1942.

Eduardo estudió sólo 5 años en el Instituto Chacabuco a partir de 1911. Luego, debió seguir sus estudios en Valparaíso. A pesar de ello, quedó tan marcado por la enseñanza de base que recibió de sus maestros Maristas que siempre siguió ligado al Instituto como integrante del Centro de Exalumnos.

En 1940, ofreció al Hermano Mateo, Visitador del Distrito, la donación de un terreno de su propiedad para construir un nuevo edificio para el Instituto Chacabuco. La primera piedra del nuevo edificio se colocó el día 30 de mayo de 1946. Su donación superó los 9.000 m2 de superficie y siempre siguió donando dinero y especies para mejorar el establecimiento.

Fue un gran y sincero amigo de la Congregación y, en particular, de los Hermanos Emeterio José, Eulogio José y Aquilino Mateo.

Eduardo Bezamat, falleció en 1979. Sus restos están sepultados en el mausoleo familiar del Cementerio Parroquial de Los Andes.