Lunes, Dic 10th

Last updateMié, 26 Sep 2018 9pm

       

Artículos

Rafael Cacciuttolo Gallardo, Primer Alumno Marista de Chile matriculado hace 100 años (1911)

rafaelDon Rafael Cacciuttolo Gallardo nació en Los Andes el 19 de febrero de 1898. Fue el primer alumno matriculado por los Hermanos Maristas para el Instituto Chacabuco.

Ello lo marcó y significó que toda su vida estuviera dedicado a apoyar la labor de los Maristas tanto en Los Andes como en el resto de Chile. A lo largo de su existencia, siempre estuvo al lado de quienes habían sido sus maestros Maristas por los que profesó gratitud, cariño, lealtad y admiración que nunca dejó de exteriorizar. Falleció en esta misma ciudad el 27 de junio de 1961.

Rafael Cacciuttolo Gallardo era hijo de don Rafael Cacciuttolo Guenta, ciudadano argelino francés, de origen italiano que emigró a Chile en las últimas décadas del siglo XIX. Su padre fue el contratista que se encargó de modernizar y adecuar para colegio el antiguo recinto del Convento Asuncionista de Los Andes, edificio al que llegaron los Maristas el 27 de febrero de 1911.

Fue uno de los fundadores del primer Centro de Exalumnos, el 16 de septiembre de 1917 y luego, del segundo creado en mayo de 1922. Fue Presidente de la Federación de Exalumnos Maristas de Chile por largos períodos. También ocupó el cargo de Presidente del Centro de Exalumnos Maristas de nuestro Colegio. Fue uno de los miembros del Comité de Construcción del nuevo edificio del Instituto Chacabuco, en 1946. Desde esta posición, él y sus hermanos apoyaron e impulsaron decididamente esta tarea hasta culminarla en agosto de 1952.

Inició sus actividades particulares como cajero del Banco Español Chile. Luego, fue propietario del Hotel Plaza y posteriormente, se dedicó a la agricultura en sus tierras de Calle Larga.

Es tradición transmitida oralmente, relatada por él mismo que, dado el estrecho contacto por su relación contractual que tuvo desde el comienzo su padre el señor Cacciuttolo Guenta con el Hermano Adventinus, a raíz de las modificaciones que había que hacer al recinto del nuevo colegio, el primer alumno inscrito y matriculado fue don Rafael Cacciuttolo Gallardo, hijo de don Raffaele Cacciuttolo Guenta, ciudadano francés, oriundo de Orán, Argelia, de una familia italiana que había emigrado desde la bahía de Nápoles, procedente de la pequeña y hermosa isla de Procida, en la costa sur-occidental de la bota itálica, hacia la entonces Argelia francesa en busca de mejores horizontes.

Don Raffaele había llegado a nuestra ciudad hacia fines del siglo XIX donde se casó con doña Berenice Gallardo. Sus servicios fueron requeridos para efectuar los trabajos de readecuación y remodelación del antiguo edificio al que habían llegado los Maristas, según el proyecto del arquitecto Guzmán. Así nació una amistad con el Hermano Andrés Adventinus y los demás religiosos, tal vez por cuestiones de igual lenguaje francés o vecindad, ya que Cacciuttolo vivía al frente de la actual Iglesia de la Asunción, en calle Maipú. De esta relación, nació un vínculo de lealtad y colaboración muy fuerte hacia el colegio, que se ha transmitido de generación en generación, entre esa familia, los Maristas y el Instituto. Los hermanos Cacciuttolo Gallardo y sus descendientes han estado siempre ligados al establecimiento ya en calidad de alumnos o cooperando a su progreso.

Sobre este tema de ser el primer alumno Marista de Chile, relataba Rafael Cacciuttolo, al preguntársele si él había sido uno de los alumnos fundador es, respondía:

“Tengo el orgullo de contestar esa pregunta. No sólo de los fundadores, sino que fui el primer alumno que se matriculó en el Chacabuco. Al día siguiente, lo hicieron mi hermano Julio y varios otros andinos. El periodista, agregaba, ¿eso quiere decir que Ud. es el primer alumno de los Maristas en Chile?. Sin duda, ya que el Chacabuco fue el primer instituto que tuvieron en el país. Recuerdo como si fuera hoy. Cuando se anunció la venida de los primeros Hermanos que fueron cuatro: Andrés, Adolfo, Andrónico y José (sic), mi padre fue a la Estación para recibirlos por encargo de los Padres Asuncionistas, en parte de cuyo Convento, transformado por mi padre, que era constructor, empezaría a funcionar el Instituto”.

“No sé por qué causas mi padre me llevó consigo a la Estación. Después nos trasladamos al Colegio, y mientras él les mostraba el edificio y les explicaba lo que estaba proyectando para más adelante, paseando por los largos corredores, se habló de mi ingreso al Colegio. Existía la idea de empezar solamente con Preparatorias. Yo tenía ya 11 años y mi preparación era para primer año. Hoy, sabedores los Hermanos del entusiasmo que mi padre había puesto para hacer grata la vida de profesores y alumnos, se resolvió esa misma noche para considerar mi situación, comenzar con 3 preparatorias y 1er año de Humanidades. De este modo mi nombre quedó aceptado como el primer niño de Chile que enseñaran los Maristas”.

(Entrevista a R. Cacciuttolo G.. Diario La Nación. Pág. 14. Santiago. Sábado 5 de abril de 1947.)

Texto y fotografías : René León Gallardo, exalumno historiador, de su libro en preparación "Historia del Instituto Chacabuco de los Hermanos Maristas".