Martes, Abr 23rd

Last updateMié, 26 Sep 2018 9pm

       

Artículos

Discurso de nuestro Presidente en el Día del Exalumno

cesardiscEstimados amigos y amigas exalumnos(as). Bienvenidos y reciban todos   Uds. un saludo fraternal de todos quienes componemos este Centro. Cada año en esta fecha nos reunimos con el propósito de establecer un encuentro entre generaciones de diferentes años. Lo hacemos en un marco común que es Ser Maristas.

 

 

Esto significa haber adquirido diferentes experiencias educacionales, valóricas y espirituales. Significa también descubrir que la amistad es un don valioso que vale la pena vivirla, cultivarla y mantenerla.

 

Significa también descubrir que la vida tiene sentido sirviendo a otros que lo necesitan con los dones que el Señor nos ha entregado. Cuando uno  descubre que tiene talentos, no nos queda otra cosa que ponerlos a disposición de los demás. Esto se llama tener una misión personal. Misión que no está exenta de dificultades y problemas, situación que nos lleva por debilidad abandonarla. No es necesario ser un santo para vivir la misión. La tenemos muy cerca: nuestra familias, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo nuestra comunidad, nuestra ciudad.

 

Quienes hoy estamos acá, tenemos un sello que aunque queramos negarlo aparece rápidamente sin darnos cuenta  Algo nos identifica. Algo nos dice que somos Maristas.  Qué bueno que así sea.

 

Este Centro tiene una historia profunda de acción. Ha habido muchos antes que nosotros que se han desvelado por trabajar en forma responsable, para mantenerlo vigente a través del tiempo. Sin embargo el tiempo y los cambios sociales han hecho que de alguna manera este trabajo y compromiso se haya ido  debilitando. Entonces la tarea se hace más difícil y extenuante. Pareciera ser que el factor tiempo atenta en contra las instituciones y organizaciones. Nuestro Centro no es la excepción a esta situación. 

 

 

Si revisamos nuestra ruta de trabajo a través de los registros, veremos que se repiten muchos nombres de exalumnos que desean que este Centro siga vigente y vital. Entonces cabe hacerse la pregunta : ¿ No hay más exalumnos que deseen tomar este compromiso de dirigir y renovar este Centro de exalumnos?... ¿ Se puede entregar en forma personal algunas horas que nos permitan alivianar la carga?  La respuesta la tienes TÚ. Tenemos que ser capaces de pasar simplemente de exalumnos observadores y visitantes a exalumnos gestores y comprometidos en la acción.

 

Esta situación nos hace reflexionar la cantidad de situaciones difíciles que tuvo que enfrentar nuestro fundador Marcelino Champagnat. Él fue un hombre de temple y carácter fuerte que supo cómo resolverlas. Pero ¿ dónde estuvo el secreto de la solución ?... simplemente a través de la oración. Ponía todas las dificultades en mano de nuestra Buena Madre y su Hijo Jesús. Esta sencilla pero efectiva clave permitió avanzar y ser lo que hoy nuestra Congregación es a nivel mundial, haciendo que haya muchos hombres de bien y virtuosos ciudadanos.

 

Somos conscientes que aquí hay hombres de bien. Hombres y mujeres agradecidas de la formación y educación recibidas. Entonces ¿ por qué no formar parte de un equipo que sea capaz de aportar trabajo e ideas nuevas, que beneficien a muchos?.

 

Conversando con exalumnos de diferentes años de egreso, algunos manifiestan un gran cariño por este colegio pero que no se traduce en algo real y tangible. Otros que manifiestan un desagrado. Desagrado que puede tener una responsabilidad compartida. En ambos casos hay que expresar un perdón profundo, por lo malo que se hizo o se dejó de hacer. Tenemos que buscar estrategias que nos permitan crear en los futuros egresados un sentido de compromiso y pertenencia. Pero este trabajo no es solo de los directivos sino de todos nosotros. La palabra mueve pero el ejemplo arrastra.

 

Mis ideas expresadas en esta reflexión no tiene otra intención que la de solicitar un mayor compromiso personal demostrando un sentido de cariño y pertenencia hacia una institución conformada por Hermanos y Laicos. No nos dejen solos a quienes hemos asumido con responsabilidad y trabajo la continuidad de este Centro.

 

Para tal efecto, convocamos a una reunión a efectuarse el Viernes 16 de Octubre a las 19.30 hrs. Queremos escucharles atentamente. Esta año corresponde la renovación de la directiva en los cargos de Titulares y  Suplentes. Tú puedes ser uno de ellos.

 

Estoy seguro que ninguno de nosotros desearía que nuestro Centro dejase de funcionar y no fuese un lugar de encuentro fraternal. Sería una irresponsabilidad. Entonces manos a la obra. Las puertas del Colegio y del Centro permanecen siempre abiertas para Uds.

 

Estos pequeños gestos de compromiso harán que el nombre del Instituto Chacabuco  siga siendo una institución referente a nivel local, regional y por qué no decirlo a nivel nacional.

 

Gracias por escucharnos. Necesitamos una respuesta generosa de tu parte.

 

“TODO A JESUS POR MARIA, TODO A MARIA PARA JESÚS”

 

César González Araya

Presidente del Cemich